Propiedades de la Labradorita

Hola y bienvenixs a un nuevo Post del Poder de las Piedras. Hoy os quiero hablar de las propiedades de la Labradorita y explicaros paso a paso cómo debemos limpiarla y cargarla para mantener su poder a máxima potencia y evitar que se vaya cargando de negativos y que acabe rompiéndose.

Recibe este nombre por la región canadiense del Labrador. Cuenta la leyenda de los pueblos inuit que la Labradorita es el fuego congelado de la Aurora Boreal. Si miras esta piedra mágica de cerca podrás ver su efecto iriscente.

Ayuda a quién la lleva a estimular la intuición y a alinear los cuerpos físicos y etéricos. Es ideal para despertar nuestras habilidades psíquicas. Fomenta la contemplación y la introspección.

Aumenta la conciencia y conecta con las energías universales.

Es excelente para fortalecer la autoconfianza y disipar los miedos y las inseguridades.

Es una piedra altamente mística y protectora, ya que crea una barrera ante las energías negativas. Funciona creando una fuerza de protección en nuestra aura, así las personas negativas no pueden agotar nuestra energía. Fortalece la energías naturales que tenemos en nuestro interior. Permite que el poder innato que cada unx tenemos, salga a la superficie.

Calma la mente hiperactiva, nos ayuda a centrarnos en nuestro yo interior. Es perfecta para energetizar la imaginación aportando nuevas ideas. Estimula la agudeza mental. Ayuda a devolver la alegría a nuestras vidas.

Es una piedra muy recomendada para tener en el lugar de trabajo, ya que hace que el entorno sea lo más agradable posible sacando lo mejor de las personas que allí trabajan y al fin y al cabo, conviven durante muchas horas al día. Disminuye el estrés.

La labradorita es beneficiosa para la salud de nuestros pulmones, puede ayudar en los problemas respiratorios. Es una piedra calmante del dolor antes y durante la menstruación.

Cómo limpiar y cargar la Labradorita

Para limpiarla de forma rápida y efectiva, podemos colocarla bajo el grifo con agua corriente durante 1 minuto.

Cuando compramos la piedra, la podemos sumergir en agua marina o agua con sal, la sal absorberá la energía negativa de la piedra.

Para limpiarla y cargarla de forma rutinaria, la sumergimos en agua o ponemos bajo el grifo durante 1 minuto y la dejamos a la luz de la luna llena o creciente. La luna la cargará para que sus propiedades protectoras y energéticas estén al 100%.

Hacemos esto cada 3 meses aproximadamente. Si estamos pasando una mala época con muchos imputs negativos, podemos limpiar nuestra piedra cada 2 semanas.

Si alguien (sobre todo con malas energías) toca tu piedra, es mejor limpiarla de nuevo con el agua con sal.

Hasta aquí el Post de hoy, espero que te haya gustado y parecido interesante. Recuerda que puedes encontrar todas las pulseras y collares de Labradorita y de muchísimas otras más en mi tienda https://www.etsy.com/shop/artencasa

Feliz semana!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *